NO VAYA A SER DEMASIADO

Miedo. Tenemos miedo a que nos pidan demasiado. ¿Quién? Mi familia, mis padres, mi trabajo, mi marido, mi mujer, mis amigos…doy mientras no me toquen mi zona de confort. ¡No vaya a ser demasiado!

Si pensamos así quizá seamos “tacañones” o mediocres, no quiero que me cataloguen de “bueno” o “ingenuo”. Entonces el diagnóstico es: estoy muy lleno de mi, estoy realmente vacío.

Si aunque te suene raro es así. Cuanto más lleno de ti, más vacío estás. Lo único que llena de verdad el corazón del hombre es el amor. Sentirse amado y el amar, de verdad…no el sentimiento de me gusta o estoy agusto. Si el corazón está lleno de “yo” no caben “los otros”.

Así que no pensemos que es demasiado. Nunca es demasiado si llena el corazón de verdad. Nunca es demasiado si das tu vida por los demás, en cosas pequeñas, sencillas, de tu día a día, sin que se noten, sin cambiar radicalmente de vida, es simplemente un cambio de enfoque.

Nunca se ama demasiado porque o se ama o no se ama, porque amar “poquito” para no involucrarme, es no amar. Esto es rancio y cutre.

O das el corazón o no lo das. Ya …pero lo expongo a que me hagan daño. ¡Ah! Si eso sí. Ese es el riesgo de amar que te puedan hacer sufrir, pero ¿amor sin riesgo? No existe. Amar es arriesgar por el otro. Va implícito. Prefiero un corazón que arda que un corazón de hielo.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Marta dice:

    Buenísimo el artículo, para llenarnos de amor primero hemos de vaciarnos de nosotros mismo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s