DIOS EXISTE, TRANQUILO, NO ERES TÚ, AUNQUE TE LO CREAS.

Nos han convencido que para ser libres no se puede depender de nadie. Y es un grave error. Si depender de otro es una negación de mi libertad cualquier relación duradera es peligrosa. Todos somos enemigos potenciales del otro. Nos convertimos en solitarios sin vinculo.

También nuestros padres suponen un obstáculo para ser libres. No elegimos a los padres, los recibimos. No elegimos nacer, nacemos.

La idea de un Dios creador pasa a ser alienante. Yo dependo de un creador que ha puesto normas en mi naturaleza humana? Noooo.

Así yo elijo sexo, elijo si mi hijo nace o no, cuándo tenerlos, como tenerlos, cuándo alguien debe morir….

La verdadera libertad está en aceptar esa dependencia por AMOR. Ahora no sabemos querer, amar y por esa confusión estamos en el caos en el que estamos. El hombre ya no confía en Dios, que existe lo creamos o no.

Buscamos más el poder que el amor para ser autónomos y nos fijamos más en la mentira sobre nosotros mismos que sobre nuestra VERDAD. Somos seres creados y por ello dependientes porque “alguien” nos ha creado con manual de instrucciones. Nuestra libertad es limitada y se hace plena al compartirla con otro. Si vivimos a espalda de esta realidad, tan elemental, nos destruimos por dentro. Y nos convertimos en esclavos pensando que somos “dioses”.

Libres para aceptar que RECIBIMOS GRATUITAMENTE DE ALGUIEN LA VIDA Y LOS DONES QUE TENEMOS. No nos damos la vida, la recibimos. Y por ello me convierto en deudor porque soy amado, debo amar.

Esto tiene una envergadura brutal y el quid de nuestro declive como sociedad. La persona humana como tal no es absoluta. Somos criaturas dependientes del Creador. No de un tirano, del Amor.

Alli donde la libertad de HACER se convierte en la libertad de HACERSE, nos hemos cargado al Creador y nos hemos convertido en dioses.

Dios existe pero no eres tú ni yo ni aquél……pero algunos se lo creen. Y van de diosecillos andantes dando una imagen ridícula que otros aplauden. Seremos nosotros también?