ACTOR DE TU PROPIA HISTORIA.

Yo actor de mi propia historia porque SIEMPRE puedo ser libre, depende de mi actitud frente a la realidad. Nunca olvidemos a Víctor Frankl: “El hombre en busca de sentido” o a Guido en “La vida es bella”.

Entre otros se me ocurren dos obstáculos: la apatía y la pasión desbocada.

El apático no capta en su verdad la jerarquía de valores. Prefiere no construir. Ser espectador y criticar todo lo que sucede. Todo pasa por delante y lo deja pasar. Le parece que luchar supone mucho esfuerzo.

El apasionado con “pasión desbocada” es egoísta porque reduce la perspectiva de las cosas a “mi entorno o mi prespectiva”. Como yo quiero o imagino. Me frusto sino sale así.

Ni uno ni otro son actores de su vida. No son libres. No saben amar. No tienen meta o la tienen limitada.

En fin, que no se enteran. Que los actos tienen consecuencias y que yo soy el actor de mi vida: ni los demás, ni mis pasiones o esclavitudes.

El actor de su historia es la persona objetiva, realista, la que sabe adaptarse a las diversas contingencias de la vida porque tiene continuamente presentes los fines esenciales de su vida. No le hunde el fracaso ni el éxito se le sube a la cabeza: es maduro, no se descorazona.

Ese es el actor de su historia: fin claro, medios adecuados y preguntarse el “para qué” de los sucesos de su vida.

Lo más importante NO HUYE DEL ESFUERZO DE REFLEXIONAR SOBRE SUS ACTUACIONES Y SUS REPERCUSIONES: PIENSA!

Releerlo!!!! Huir del esfuerzo de reflexionar sobre las cosas lleva a dejar de pensar….y entonces estás perdido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s