ES SENCILLO SER FELIZ; LO DIFÍCIL ES SER SENCILLO.


Las personas sencillas enriquecen la vida y nos sirven de ejemplo para recordar que “menos es más”. Debemos aprender a priorizar. La sencillez de pensamiento no implica simpleza, sino humildad y objetividad.

Simpleza es una cosa y sencillez otra.

El simplón es el poco profundo, el que surfea por la vida; el sencillo vive el ahora con plenitud y sin agobios. Es profundo y por eso puede actuar en la superficie con las raíces bien arraigadas. No hace alarde.

El sencillo sabe quien es y cuáles son sus límites. El complicado es susceptible por pura soberbia ya que se cree el centro del universo. Siempre ve a los demás como “enemigos”, y quiere las cosas a su modo.

La sencillez aporta esa dosis de disfrute del momento con lo que soy y tengo. Sin pretender más. Contento con el momento. Pasa por altos pequeñas “tonterias” que sólo harían que entorpecer, que no unen, que fomentan la desunión.

La sencillez a veces parece ingenuidad, pero es fortaleza y de la grande. Grande porque supone luchar para callar o reír con objeto de hacer felices a los demás; o hacer ver que hay cosas que no oye ni ve. Por elevación.

Como empezábamos diciendo, es difícil ser sencillo porque supone vivir en VERDAD (y la mayoría vive en falsedad); supone FORTALEZA (somos flojitos), supone PENSAR en los DEMÁS (no vivir en el yoyismo), supone pasar a veces “por tonto” sin serlo. Ufff eso sí es difícil PERO NO IMPOSIBLE.

Y el sencillo es feliz. Sin complicaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s